sábado, 22 de noviembre de 2008

Entendimiento Matriztico

Humberto Maturana

ENTENDIMIENTO MATRIZTICO ORGANIZACIONAL (EMO)

La cultura organizacional llega ser una forma de coexistencia que soporta la creatividad y la colaboración en una ampliación espontánea de la productividad en un espacio de bien-estar en la organización.

EXISTENCIA HUMANA.

Si consideramos a la humanidad desde la perspectiva hecha posible por el entendimiento de la biología del conocer y la biología del amar, podemos ver que la humanidad surge, se realiza y conserva en una particular matriz relacional que surge en el entre-juego de la dinámica de la biología del conocer y la biología del amar como espacios de la existencia humana. Hemos llamado a esta matriz relacional “Matriz Biológica de la Existencia Humana”.

BIOLOGIA DEL CONOCER.

La biología del conocer surge cuando uno reflexiona sobre lo que hacemos como seres humanos en el dominio del conocimiento a través de hacernos la pregunta ¿Qué es el conocer como fenómeno biológico?

Aceptar esta pregunta es aceptar que su respuesta sea hecha en términos de los procesos biológicos que constituyen el conocimiento. Solo cuando el observador entiende su operar cognitivo como un operar de su ser biológico, el o ella se da cuenta que el mundo que el o ella vive surge en el vivir de el o ella y no pre-existe a su operar en el vivir.

BIOLOGIA DEL AMAR

Cuando el observador llega a darse cuenta que el mundo que el o ella vive surge con su vivir, el o ella también llegan a darse cuenta que los diferentes mundos que viven surgen como diferentes modos de vivir, definidos por diferentes configuraciones emocionales tales como los deseos, las preferencias, los miedos o las expectativas, los que guían el fluir de su hacer en su vivir.

Todo lo que el ser humano hace o en términos más generales, todo lo que un ser vivo hace, tiene lugar en un dominio relacional definido por su emocionear en el momento de hacer lo que hace.

La reflexión es un acto en la emoción y ocurre como un acto de total aceptación de la legitimidad de las circunstancias que el ó ella vive. Una reflexión ocurre como un acto en el que la persona que reflexiona abandona el apego a sus certezas y contempla su presente sin prejuicios, exigencias o expectativas. La emoción que hace posible la reflexión es el amar. El amar es el dominio de aquellas conductas relacionales a través de las cuales, uno mismo, el otro o la otra y lo otro, surgen como legítimos otros en co-existencia con nosotros.


MATRIZ BIOLOGICA DE LA EXISTENCIA HUMANA

La MBEH es al mismo tiempo un dominio conceptual y un dominio operacional.

Como dominio conceptual la MBEH constituye el dominio de las reflexiones que surgen desde el entendimiento de la matriz relacional en la que los seres humanos surgen, existen y son conservados.

Como dominio operacional la noción de la MBEH connota la red actual de procesos biológicos que hacen posible el origen y conservación de nuestra humanidad.


NOSOTROS LOS SERES HUMANOS: ¿DONDE EXISTIMOS? ¿DONDE ESTÁ NUESTRO HOGAR?

Nuestro hogar es el cosmos y en el cosmos estamos y existimos en la matriz biológica que realiza nuestra existencia como seres humanos.

Sostenemos que lo humano se origina cuando, algunos de nuestros ancestros primates bípedos, comienzan a conservar de una generación a la siguiente a través del aprendizaje de los niños, el hábito de permanecer juntos como un pequeño grupo familiar en el espacio de la cercanía y la colaboración, que es creado por vivir en el amar, la ternura y la sensualidad, a través de la intimidad sexual como la fuente de placer y unión en su convivencia adulta.

Sostenemos que la expansión de la sexualidad de la hembra fue la posibilidad histórica para el establecimiento y la conservación de esa manera de vivir en un espacio espontáneo de colaboración, en el cual el vivir en lenguajear podía surgir y conservarse de una generación a la siguiente a través del aprendizaje de los niños.

NUESTRO PRESENTE CULTURAL

Las culturas son redes cerradas de conversaciones, y las conversaciones ocurren como modos de vivir juntos en el entrelazamiento del lenguajear y el emocionear. Todas las actividades humanas ocurren en conversaciones. Una cultura, como red cerrada de conversaciones, especifica y conserva una manera particular de vivir en las personas que la viven. Una Cultura es una red cerrada de conversaciones, es decir, una red cerrada de coordinaciones de coordinaciones de conductas y emociones consensuales. Cualquier modo de vivir en una comunidad humana, puede llegar a ser el origen de una cultura si la red cerrada de conversaciones que caracteriza la coexistencia de esa comunidad es conservada a través del aprendizaje de nuevos recién llegados, sin importar que estos sean inmigrantes o niños nacidos en ella.
La mayoría de los seres humanos viven actualmente en lo que llamamos una cultura patriarcal/matriarcal centrada alrededor de relaciones de desconfianza, control, dominación y sumisión. Esta cultura es una cultura que genera y conserva el dolor y el sufrimiento en todas las dimensiones de nuestras vidas individuales y relacionales, a través de destruir el respeto y la aceptación de uno mismo.

ADEMAS:

El sufrimiento que surge en todos los dominios de nuestra vida en la conservación recursiva del dolor relacional que la cultura patriarcal/matriarcal genera como una red cerrada de conversaciones de dominación y sumisión, desconfianza y control, y pérdida del auto-respeto, constituye una trampa psíquica de la cual se puede salir solamente a través de un acto en la reflexión en la biología del amar que recupera el respeto y la confianza en uno mismo. Esos actos de reflexión producen un cambio cultural que abre el espacio para una colaboración creativa a través del respeto mutuo. Cuando esto ocurre, la responsabilidad social y la conducta ética surgen. En verdad, el respeto por uno mismo es la operación relacional que abre el espacio a la responsabilidad, creatividad y conducta ética que estaba cerrado con el sufrimiento y con el énfasis en la competencia que la cultura patriarcal/matriarcal genera.

DINAMICA COSMICA: LEYES SISTEMICAS

Las leyes sistémicas son abstracciones que hacemos sobre la constitución y operación de los sistemas:

Ley Sistémica Nº 1: Siempre que un grupo de elementos se interconecten de manera tal que cuando un observador actúa sobre uno actúa sobre todos, se constituye un sistema.

Ley Sistémica Nº 3: Siempre que en un grupo de elementos una configuración de relaciones comienza a ser conservada, se abre espacio para que todo pueda cambiar alrededor de la configuración de las relaciones que es conservada.

Ley sistémica # 5: El curso seguido por la historia de sistemas vivos en general, y por los seres humanos en particular, es un curso que sigue un camino definido en todo momento por preferencias y deseos. Esto es así por las emociones y no por las posibilidades o recursos como si éstos lo fueran en sí mismos, porque algo es una posibilidad o es un recurso solamente si se desea.


¿POR QUÉ DESEAMOS ENTENDER LA MATRIZ BIOLÓGICA DE LA EXISTENCIA HUMANA?

El entendimiento de la matriz biológica de la existencia humana constituye un dominio reflexivo en el cual tenemos la libertad operacional y espiritual para vernos a nosotros mismos como seres autónomos y que se respetan a sí mismos en lo que somos o podemos ser como seres humanos, si así lo deseamos, en nuestras vidas individuales y en los mundos que creamos en nuestro vivir con otros.

¿COMO?

La ampliación del entendimiento en todos los dominios de la existencia humana que surgen con el entendimiento de la Matriz Biológica de la Existencia Humana, nos entrega las herramientas reflexivas que nos permiten salir de cualquier trampa cultural u operacional en la cual nos podamos encontrar.

¿QUÉ HACEMOS EN EL INSTITUTO DE MATRIZTICO?

Creamos espacios relacionales de aprendizaje sobre nuestra existencia biológica concebidos como dominios experienciales de reflexiones y de interacciones que evocan y realizan la posibilidad de ampliar un hacer responsable y ético en un mundo de coexistencia en la colaboración. El aprendizaje en el instituto Matríztico ocurre en el estudio de la Biología del Conocer y de la Biología del Amar a través de la participación directa en el entrejuego de conversaciones operacionales y reflexivas en la Matriz Biológica de la Existencia Humana.

Al hacer esto también generamos diferentes áreas de investigación y acción del quehacer humano siendo el área de las empresas una de ellas.

EMPRESAS

Cualquier organización humana constituida bajo el propósito de producir servicios, dinero, o entidades materiales constituye un negocio. Cada organización existe en una comunidad humana que la hace posible. Cada empresa existe y es sostenida por la comunidad en que existe como una actividad humana. Lo que da a una organización su carácter peculiar como una organización particular es la emoción que guía el hacer de las personas que la integran.

Una empresa como espacio de coexistencia humana llega a ser una cultura cuando la red de conversaciones que define y guía la forma de vivir de las personas que la integran, llega a ser una red cerrada de conversaciones.

Cuando la cultura que surge en una empresa deja de ser un espacio de coexistencia en el bien-estar, el dolor, el sufrimiento y la queja surgen interfiriendo la capacidad productiva de las personas que la integran, en un proceso destructivo, que en general, tiene consecuencias negativas en la comunidad que la sostiene.

Cuando una organización productiva constituye un espacio de coexistencia humana, abierto a la reflexión en el mutuo respeto con la participación de todos, las personas que la integran operan como seres responsables y éticos debido a que lo que ellos hacen en la organización tiene sentido para ellos como individuos y como seres sociales. Tal espacio de coexistencia es un espacio en el que las personas que lo realizan espontáneamente hacen lo que ellos hacen con lo mejor de sus habilidades, estando siempre abiertos a aprender si llega a ser necesario. Este modo de convivir es posible solo en un espacio de respeto mutuo.

LOS PROBLEMAS DE NEGOCIOS SON PROBLEMAS EMOCIONALES;:

Todo lo que los seres humanos hacen tiene lugar en redes de conversaciones. Las emociones que guían el fluir de las coordinaciones de haceres en una re de conversaciones constituyen el espacio psíquico en el que las conversaciones tienen lugar como dominio de convivencia.

La colaboración, la responsabilidad y el comportamiento ético son posibles solamente en el espacio psíquico que surge en una convivencia en el auto respeto y en el respeto por el otro y la otra.

Los problemas que surgen en la convivencia humana nunca son racionales, ellos son siempre emocionales y ocurren como la confrontación de deseos contradictorios en un dominio de ausencia de mutuo respeto que niega la posibilidad de reflexiones creativas y liberadoras. Esto se debe a que los problemas nunca se solucionan en la ausencia de conversaciones de respeto mutuo bajo el deseo honesto de realizar un proyecto común.

¿QUE ORGANIZACION PRODUCTIVA QUEREMOS?

Una organización productiva es un dominio saludable de convivencia humana solamente cuando las personas que lo realizan viven como seres humanos adultos que se respetan a si mismos. Es decir, como personas que disfrutan hacer lo que hacen, debido a que lo que ellas hacen tiene sentido para ellos como seres individuales y sociales que se respetan a si mismos. Cuando eso ocurre en una organización productiva sus miembros espontáneamente dan lo mejor de sí mismos, sin importar el tipo de tarea o hacer en que ellos puedan estar involucrados. El auto-respeto amplia la responsabilidad y la conducta inteligente, amplia la atención, el cuidado y las habilidades al hacer lo que se hace, así como la honestidad y la preocupación ética.

LA NATURALEZA DE LOS PROBLEMAS EMPRESARIALES:

Los problemas que viven las personas que trabajan en una organización surgen como resultado de encontrarse a sí mismos en redes de conversaciones de autoridad y sumisión, desconfianza y control, donde ellos y ellas no pueden vivir en el auto-respeto y en la colaboración debido a que no son vistos o escuchados como personas, y son tratados como herramientas para el hacer de otros. Cuando una persona no es vista como persona, sus habilidades intelectuales y sus habilidades operacionales disminuyen o se destruyen.

¿COMO SALIR?

Para salir de estos problemas es necesario generar un espacio reflexivo que abra el camino para el auto-respeto y el respeto mutuo y para la colaboración al interior de la organización. Esto debe ser hecho con la participación de todos los miembros de la comunidad humana que la organización productiva constituye, en una conversación reflexiva que amplíe la visión y entendimiento de nuestra condición fundamental de ser seres humanos amorosos, reflexivos, responsables y éticos, así como la posibilidad de una convivencia creativa en cualquier dominio de coexistencia. Para hacer esto debemos generar primero un proceso reflexivo que revele la red de conversaciones que crean el modo de vivir que conserva las dificultades que están siendo vividas en la organización.

Las redes de conversaciones que generan una existencia que interfiere con la presencia de respeto por uno mismo y de respeto mutuo que todos sus miembros quieren y necesitan, para crear el dominio de bien-estar colaborativo que ellos desean como seres humanos amorosos y honestos.

CONSECUENCIAS ORGANIZACIONALES DESDE EL ENTENDIMIOENTO DE LA MBEH.

En la imagen del texto (nuestro logo) podemos apreciar el entrejuego de la dinámica de la biología del conocer y la biología del amar. Uno entra en el camino que guía el entendimiento de la biología del conocer y la biología del amar a través de de la curiosidad cuando uno encuentra y acepta la pregunta ¿cómo hacemos lo que hacemos en nuestro operar como observadores? Cuando entras en el camino de la biología del conocer te encuentras a ti mismo en un espacio relacional en el que descubres que no existe una realidad objetiva universal, y también te encuentras a ti mismo entrando en un espacio de auto-respeto sostenido por la biología del amar que surge cuando escuchas, ves y respetas al otro al darte cuenta que no tienes un acceso privilegiado a la verdad.

Tú entras en el camino que lleva al entendimiento de la biología del amar y la biología del conocer cuando pides ayuda al estar sufriendo un dolor relacional que surge cuando vives la negación cultural del amar. Cuando entras en el camino de la biología del amar te encuentras a ti mismo en un espacio relacional en el que no necesitas justificar tu existencia, un espacio relacional en el que existes en el auto-respeto, un espacio relacional sostenido por la biología del conocer que te lleva a ver que tu eres un ser amoroso e inteligente, capaz de vivir en colaboración debido a que el o ella no duda de su capacidad ni de su creatividad.

El entendimiento de la dinámica relacional del entrejuego de la biología del conocer y la biología del amar es el entendimiento de la matriz biológica de la existencia humana como la matriz relacional en la que la humanidad surge, existe y es conservada.

Los seres humanos vivimos como personas en las comunidades que creamos mientras vivimos juntos como individuos. Los seres humanos creamos entidades relacionales que constituyen dominios de actividades coherentes que son llamadas organizaciones cuando ellas operan como totalidades en un espacio relacional. En estas circunstancias podemos decir que una organización es un dominio de vivir juntos en un proyecto común que es realizado como una red de conversaciones.

Diferentes organizaciones difieren de las otras en la configuración emocional que define la red de conversaciones que las realiza como diferentes proyectos de convivencia. La organización productiva es una clase particular de organización definida como tal a través de su realización alrededor de un propósito o intención de producir algún tipo de producto o servicio en el deseo de ganar dinero.

“Las distintas personas no son iguales, son individuos que han surgido a través de diferentes historias de co-existencia, dolores, frustraciones, alegrías y éxitos, pero todos ellos se han movido a través de sus vidas buscando una coexistencia en el respeto mutuo y en la colaboración como el fundamento de su bien-estar cotidiano. Nuestra condición biológica primaria es que somos animales amorosos”, dicen Ximena Dávila y Humberto Maturana en sus cursos. Por lo tanto aunque diferentes personas se encuentran a si mismas realizando diferentes configuraciones emocionales a lo largo de sus vidas, todas quieren al final alcanzar la misma condición fundamental, que es la de ser seres amorosos. Todos queremos vivir en une espacio de colaboración en el respeto y en el cuidado mutuo que implica un espacio amoroso.

Sin embargo en nuestro presente histórico vivimos en una cultura que inconscientemente genera organizaciones centradas en relaciones de autoridad y obediencia, desconfianza y control, que niegan nuestra condición fundamental de ser seres morosos. Y hacemos esto inconscientemente debido a que como seres históricos hemos recreado como adultos en nuestras vidas individuales la cultura que vivimos en nuestra infancia: nosotros recreamos el escuchar, el pensar, el sentir que aprendimos al vivir como bebés y niños que vivieron con padres que aprendieron lo mismo de los suyos. La única manera de cambiar la configuración emocional que está siendo vivida como un miembro de una cultura en medio de esta, es o a través de una apertura reflexiva fortuita que el sufrimiento puede crear, o a través de una reflexión guiada inspirada en la biología del amar y la biología del conocer. Y cuando eso ocurre, lo que en verdad ocurre es un cambio cultural.

¿QUÉ QUEREMOS?

Queremos contribuir a crear un espacio de coexistencia en la colaboración en el muto respeto y la responsabilidad individual en todos los diferentes espacios de nuestra coexistencia social. Estos significa que queremos contribuir a crear las condiciones para un cambio cultural ético que nos saque de nuestra manera de vivir en relaciones de dominación y sumisión, desconfianza y control, competencia y falta de respeto, y que nos lleve a un modo de vivir en el respeto por uno mismo y por el otro o la otra, en la confianza mutua y la colaboración, en un espacio social ético.

Es decir, nuestro deseo es contribuir a recuperar el bien-estar fundamental que hace posible el auto-respeto y la colaboración en un proyecto común, modo de convivencia que es continuamente negado por la dinámica de dominación y sometimiento en relaciones de desconfianza y control generadas por el emocionar de la cultura patriarcal/matriarcal a la que pertenecemos ahora. Y queremos hacer esto a través del respeto por uno mismo y la autonomía creativa que surge espontáneamente en el entendimiento de la biología del conocer y la biología del amar en la dinámica de la matriz biológica de la existencia humana como el fundamento de nuestra naturaleza humana.

ESCUCHAR

Pensamos que el escuchar es una dimensión fundamental en un espacio de colaboración debido a que la emoción bajo la cual lo hacemos, determina las dimensiones relacionales de lo que es escuchado.

Humberto Maturana dice que “tradicionalmente escuchar es entendido como el acto de atender el sonido o el mensaje que está siendo escuchado, como si el que escucha fuera pasivo en su escuchar. Sin embargo, el que escucha nunca es pasivo, el o ella siempre escuchan desde la perspectiva de la situación relacional en la que el o ella se encuentran, en su presente histórico”. La matriz biológica de la existencia humana nos muestra que frecuentemente escuchamos donde lo que el otro dice está de acuerdo con lo que decimos o pensamos. Sin embargo, hay otra manera de escuchar en la que escuchamos desde donde lo que el otro dice es válido. En el primer caso solamente nos escuchamos a nosotros mismos debido a que estamos tratando de escuchar en el otro la misma cosa que estamos diciendo o pensando.



En el segundo caso, atendemos a lo que el otro dice y dejamos que el o ella emerjan como legítimos otros al escuchar lo que dice en su propia validez. Esta segunda manera de escuchar es fundamental en un espacio de colaboración, y particularmente en un espacio de coexistencia creativa en una organización.

Pensamos que escuchar al otro en la confianza implícita en sus habilidades, capacidades o conocimientos, es un acto de confianza que abre las posibilidades de colaboración en un proyecto común solo si esto es hecho honestamente. En estas circunstancias, el segundo modo de escuchar (y observar) las conversaciones internas de quejas o peticiones en una organización nunca es trivial, debido a que las quejas o peticiones que emergen desde los miembros de una comunidad humana particular, sin importar cuales son, revelan las redes de conversaciones que ellos viven en la organización que los niegan como seres humanos.

Al escuchar a los miembros de una organización en la multidimensionalidad de su ser personas y no solamente como un recurso humano de la empresa, vemos que las quejas siempre revelan una preocupación por el bien-estar de aquellos que conviven en ella. Las quejas siempre surgen desde un sentir que la condición biológica fundamental para un bien-estar humano en un dominio de mutuo respeto y confianza está siendo negada en la ceguera de no ver que es el respeto por la condición biológica fundamental del ser humano lo que de hecho constituye y sostiene la capacidad para colaborar en el proyecto que caracteriza a cualquier organización. Un ser humano emerge en toda su riqueza como una persona creativa y éticamente responsable solo si su condición de ser básicamente una persona inteligente, responsable y ética, es respetada en la red de conversaciones que constituyen su espacio de trabajo.

Las dificultades productivas y relacionales, y los conflictos que surgen en una organización nunca desaparecerán mientras la red de conversaciones que define la coexistencia en ella sea una red cerrada de conversaciones que conserve una coexistencia centrada en relaciones de autoridad y obediencia, desconfianza y control, que niegan el auto respeto y el respeto mutuo comos seres humanos. La colaboración solo es posible en un espacio de respeto mutuo. Una persona tiene acceso a todas sus capacidades emocionales, intelectuales y físicas solamente en relaciones en las que el o ella participen desde una posición de auto-respeto.

Y es sólo en relaciones de respeto por si miso y respeto mutuo que la conciencia social y la conducta éticamente responsable es posible en cualquier dominio de coexistencia humana.
Cuando, en el evento de conflictos o quejas en una organización productiva nos preguntamos ¿cómo hacemos lo que hacemos? Y cuando escuchamos la respuesta en la total confianza y respeto, la otra persona surge frente a nosotros en su total legitimidad y dignidad, y desde allí puede abrirse a colaborar con nosotros en el espacio de mutuo respeto que surge allí y en ese entonces. Entendiendo que el acto de hacer honestamente tales preguntas, sin intención de manipular, hace posible preguntar en un espacio relacional que abre la posibilidad para un surgimiento espontáneo de una convivencia en la coloración y el bien-estar. Hacer esto es el arte y ciencia del pensar ontológico constitutivo.

BENEFICIOS:

La apertura de un espacio de colaboración en una comunidad posibilita las siguientes seis consecuencias:

1. Un aumento en la auto-aceptación y el auto-respeto que amplía la responsabilidad, la autonomía y la creatividad en las personas de la organización.

2. Más confianza y respeto en las relaciones interpersonales en la organización.

3. Mejores coordinaciones de acciones y mejor colaboración entre los miembros de los equipos y entre los equipos de la organización.

4. El gerente se transforma en un facilitador de procesos colaborativos, creativos y de convivencia en el bien-estar al interior de la organización.

5. La cultura organizacional llega ser una forma de coexistencia que soporta la creatividad y la colaboración en una ampliación espontánea de la productividad en un espacio de bien-estar en la organización.

6. Una cultura organizacional que conserva el bien-estar de quienes forman parte de la organización, naturalmente hace sentido social en el vivir y convivir de la comunidad más amplia en la que existe y surge en el hacer de quienes la realizan en armonía con el medio natural que la contiene.

Este articulo fue extraido del sitio www.matriztica.org los autores de este texto son el dr Humberto Maturana como la Sra. Ximena Dávila.